Cómo diferenciar el lumbago del dolor de riñón

Lo primero que hacemos nada más notar una molestia en nuestra cuerpo es realizar un diagnóstico. Cuando se trata de un dolor en la zona inferior de la espalda casi siempre lo atribuimos al lumbago. Por contra, otros lo definen como un dolor de riñón. Para salir de dudas te recomendamos que acudas a la consulta de un médico y evites automedicarte. A continuación te explicamos cómo diferenciar el lumbago del dolor de riñón.

En el caso de que se trate de lumbago, el dolor se reproducirá en el cuello y en la parte baja de la espalda. Las molestias por este motivo suelen alargarse algo menos de cuatro semanas, llegando a rebasar las doce semanas cuando se trate de algo crónico.

Cuando se trate de un dolor de riñones, por lo general se debe a la formación de piedras en este órgano. Aparece un dolor intenso a causa de la infección que provocan estos nuevos elementos en el aparato urinario. Para distinguir una molestia de otra, te vendrá bien saber que el dolor de riñones va acompañado por vómito y fiebre.

El lumbago se llega a extender por los lados, mientras que el de riñón queda concentrado en un sitio y se desplaza hacia la parte central. En las molestias de espalda el dolor va en aumento y se mantiene constante, mientras que el de riñones es más profundo.

Tratamientos para el lumbago y dolor de riñones

El lumbago se calma con fármacos y tratamientos para las molestias. Aconsejan aplicar calor, compresión en frío, acupuntura y masaje, sin que sea preciso recurrir a la intervención quirúrgica.

Por su parte, el dolor de riñones se alivia con reposo durante un buen tiempo y el consumo de antibióticos. Esto hará que tengas que hacerlo bajo la supervición de un profesional.

Son dos casos distintos, en donde puede acarrear más problemas el dolor de riñones.

Fuente

okdiario.com