Insuficiencia del riñón a nivel de una pandemia

La insuficiencia renal o enfermedad del riñón es una pandemia que afecta a México, actualmente en el país existen 185 mil pacientes con enfermedad renal terminal, lo que pone en alerta la salud de todos y en lo económico a los más humildes por el alto costo que eso significa; en Ciudad Juárez en el Hospital General, se atienden 1 ml 925 casos y en el IMSS Juárez casi 1 mil casos, que se atienden sin costo al paciente.

Lo anterior, ya que una diálisis en precio subrogado es de 1 mil 400 pesos por sesión, que en la mayoría de los casos es tres veces a la semana, luego que existen casos de hemodiálisis diarias.

La mencionada cantidad puede ser doblemente su valor en lo económico sobre todo en hospitales privados y clínicas particulares en donde el paciente carece de los servicios médicos gratuitos.

La verdad es que hoy la persona que no tiene IMSS, que no está afiliado al Issste, o Servicios Médicos de Salud, no tiene el recurso económico necesario para poder atenderse, ni en pagar una consulta, un tratamiento, medicamentos y mucho menos acceso a una diálisis o trasplante.

El costo de atender la enfermedad renal de un paciente que recibe diálisis en el sector público se calcula en 159 mil pesos anuales y en el sector privado puede alcanzar los 168 mil pesos anuales, el estimado no incluye medicamentos, cuyo costo es de 60 mil a 120 mil pesos al año.

Cabe destacar que es tal la importancia de esta enfermedad que en la mayoría de los casos hasta que se sienten las molestias el paciente acude al médico y generalmente ya va muy avanzado el mal.

Desde hace algunos años se celebra el segundo jueves del mes de marzo el Día Mundial del Riñón, que en este año correspondió al 09 de marzo.

Por lo que cabe destacar que existe un hueco muy grande con respecto a esa enfermedad, dos grandes tareas, darles un tratamiento justo y digno a las personas con ese mal, luego que hasta ahora no existe cura en México para esa enfermedad y por otra parte, diagnósticos oportunos, con la prevención de la progresión de ese mal.

Son 6 a 7 millones de paciente que tienen enfermedad renal en nuestro país, de los que el 2 o 3 por ciento son los que están en estado terminal y más del 90 por ciento en intermedios o tempranos.

Hasta el momento los especialistas aseguran que se puede prevenir su progresión y en todo caso retrasar o evitar esa enfermedad, al no tener casos de obesidad, diabetes y la hipertensión.

Por su parte el IMSS en el Día Mundial del Riñón, que se conmemoró el 9 de marzo, exhortó a la ciudadanía a llevar una vida saludable para para evitar padecer una enfermedad renal.

El coordinador de Salud Pública, doctor Ismael Rodríguez Chávez, explicó que la principal función de los riñones es la de eliminar las toxinas del organismo contenidas en la sangre.

Indicó que las enfermedades renales se suelen denominar “asesinos silenciosos” e influyen considerablemente en la calidad de vida de la persona.

Señaló que quienes tienen alto nivel de colesterol son más propensas a sufrir un problema renal, por lo que es recomendable la reducción del consumo de grasas.

La hipertensión daña una serie de órganos entre los que se encuentran los riñones.

Por tanto, señaló que es aconsejable reducir el consumo de sal en las comidas, en exceso tiende a subir la presión arterial y con ello perjudica los órganos.

Afirmó que la falta del consumo de agua favorece la aparición de enfermedades renales, formación de cálculos en el riñón e infecciones urinarias.

Para que el organismo funcione correctamente, se debe tomar litro y medio de agua al día, incluyendo lo que se ingiere en los alimentos.

Exhortó a los derechohabientes del IMSS acudir regularmente a los módulos de PrevenIMSS, ubicados en las Unidades de  Medicina Familiar para recibir orientación y atención oportuna a la salud.

Fuente

periodicoelmexicano.com.mx