¿Qué es la glomerulonefritis?

La glomerulonefritis es un problema que afecta a las diminutas unidades renales encargadas del proceso de filtrado, conocidas como glomérulos. Cuando una persona tiene glomerulonefritis, sus glomérulos se inflaman (se hinchan y se irritan) y sus riñones dejan de funcionar adecuadamente. Esto puede ocasionar problemas como una acumulación excesiva de líquido en el organismo, lo que puede cursar con hinchazón en distintas partes del cuerpo, como la cara, los pies, los tobillos y/o las piernas. La glomerulonefritis también puede terminar ocasionando una nefropatía (enfermedad renal) y una insuficiencia renal, aunque se trata de algo muy poco frecuente.

La glomerulonefritis puede ser aguda (lo que significa que sucede de repente) o crónica (lo que significa que se desarrolla a lo largo de varios años). Su tratamiento difiere según el tipo de glomerulonefritis que se padezca. La buena noticia es que la mayoría de las veces la glomerulonefritis mejora por sí sola y, de no hacerlo, los médicos pueden hacer muchas cosas para que remita.

¿Cómo funcionan los riñones?

Los riñones, unos órganos que tienen el tamaño de un puño y la forma de un poroto, se encuentran en la espalda de la persona. Funcionan en cierto modo como un sistema de recogida y eliminación de residuos. Nuestros cuerpos no pueden utilizar todo lo que comemos y bebemos, de modo que parte de lo que ingerimos acaba en nuestra sangre a modo de residuo, junto con otros productos de desecho que fabrica nuestro organismo de forma natural. Nuestros riñones filtran la sangre y eliminan, a través de la orina (o pis), los productos de desecho y el exceso de líquido que se acumulan en el organismo.

El proceso de filtrado de la sangre ocurre en unas diminutas estructuras denominadas nefronas. Cada riñón tiene aproximadamente un millón de nefronas. Y cada nefrona tiene un glomérulo. Esta bola de diminutos vasos sanguíneos es donde se inicia el proceso de eliminación de los productos de desecho y del exceso de líquido que contiene la sangre. Si los glomérulos no hacen bien su trabajo, pueden ocasionar problemas de salud.

Causas

Entre los factores que pueden causar una glomerulonefritis aguda, figuran los siguientes:

  • una infección por estreptococos del grupo A (las bacterias que desencadenan la amigdalitis estreptocócica)
  • un problema en el sistema inmunitario o enfermedades como el lupus y la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) que afectan al sistema inmunitario
  • una hepatitis

A pesar de que los médicos saben que estores factores pueden causar una glomerulonefritis aguda, en muchas ocasiones no saben por qué la gente desarrolla glomerulonefritis crónicas.

Signos y síntomas

Los signos iniciales de la glomerulonefritis abarcan los siguientes:

  • sangre en la orina (orina rojiza o de tonalidad marrón)
  • orina de aspecto espumoso
  • hinchazón de cara, ojos, tobillos, piernas y abdomen, sobre todo por la mañana
  • hipertensión (tensión arterial elevada)

En la glomerulonefritis aguda, estos síntomas suelen aparecer de repente, posiblemente tras una infección cutánea o una amigdalitis estreptocócica. La glomerulonefritis crónica puede tardar varios años en desarrollarse, de modo que la persona puede no percatarse de que la padece (a menos que un médico la evalúe con análisis).

Si la glomerulonefritis no se detecta pronto, existe la posibilidad que acabe evolucionando a daño renal e, incluso, a insuficiencia renal. Los síntomas de la insuficiencia renal son los siguientes:

  • orinar con más frecuencia de la habitual
  • orinar cantidades reducidas de pis
  • falta de apetito
  • náuseas y vómitos
  • pérdida de peso
  • calambres musculares por las noches
  • fatiga
  • palidez
  • hipertensión
  • dolores de cabeza
  • acumulación de líquido en los tejidos

Es posible que una persona, a pesar de presentar algunos de estos síntomas, no padezca insuficiencia renal porque estos síntomas también pueden obedecer a muchos otros procesos. De todos modos, si presentas cualquiera de los anteriores síntomas, ve al médico lo antes posible para averiguar qué es lo que te pasa.

Fuente: kidshealth.org